La Fuhem invitó el sábado pasado a todas las familias que quisieran (había un número máximo posible de plazas que no se cubrió) a acudir a una degustación de comida sin proteína animal, que había realizado el equipo de cocina de los tres colegios después de una formación específica a ellos.

 

Tras la degustación, en la que estuvimos hablando y debatiendo sobre todas las singularidades que se estaban dando a la hora de llevar a cabo el proyecto “Alimentando otros modelos”, tuvimos un tiempo de debate entre todos los asistentes.
No asistieron familias del colegio Hipatía, pero sí del colegio Lourdes, con las que estuvimos hablando, y vimos que prácticamente teníamos los mismos problemas de logística y funcionamiento en los dos colegios.
Nos informaron de que se ha puesto en marcha el blog del proyecto con toda la información y las nuevas noticias que van surgiendo del proyecto.
Para empezar el debate, Luis (coordinador del proyecto en FUHEM y enlace entre las áreas educativa y ecosocial de la Fundación) nos explicó las razones de optar por un día sin proteína animal. Viene avalado según su perspectiva por tres razones fundamentales:


- Impactos ecológicos
- Impactos económicos
- Una reducción de la ingesta de proteína animal por salud, basándose en el informe de la OMS


Optar por el día sin proteína animal en los comedores es una forma de hacer visibles estas razones a las familias.
Antes de optar por este día, la FUHEM realizó una encuesta en la que afirmaban que la participación familiar fue escasa. Pero aunque esto era cierto, las familias participantes en la encuesta confirmaron su preferencia por que se tomara esta medida.
Luis también afirma que tienen o han tenido una comunicación deficiente en este tema. Y que, por ejemplo, han tomado algunas medidas:


- Día vegano. Son críticos con este nombre, ya que ser vegano significa otras muchas cosas, que no comer proteína animal un día al mes.
- Intentar ese día que la comida que se presente encaje culturalmente con lo que esperamos de ella. Si hay que añadir algo de proteína animal están dispuestos a ello ( por ejemplo, la lasaña vegetal con lentejas que nos ofrecieron llevaba algo de carne, o la pizza vegetal que se pondrá este mes, llevará queso).
- Mejorar las texturas.
- Que sea un primer plato y un segundo, claramente identificados.


Creen en el proyecto y saben que los cambios cuestan mucho.
Han conseguido financiación externa, por lo que este año siguen contando con la participación de Abel, de la cooperativa Garua.
Se van a realizar, como se estaban haciendo, auditorías en las cocinas y formación tanto a los monitores como al personal de cocina, para que se empapen del proyecto y lo tomen como suyo. Además de que existe una coordinación entre la FUHEM (Luis) y cada colegio (director y gerencia).
Se va a implantar formación y actividades para el alumnado (infantil, primaria y secundaria), a través de unos audiovisuales que están realizando y otras actividades que están planificadas.
En este momento, toman la palabra las distintas familias que estaban presentes, y entre mucho temas salen los siguientes:


- Marcas de las materias primas (aceite, pasta, etc…) que se usan en la cocina
- Quejas frecuentes del menú
- Por qué a los niños no les gusta la comida
- Información a las familias sobre los problemas que surjan en el comedor y cocina
- Espacios distintos de los distintos centros, favorecen o no el proyecto
- Coherencia del proyecto en los distintos espacios del colegio (aulas, patios, etc…)


Por parte de las familias del colegio Montserrat, se hace hincapié en que las quejas sobre el comedor parece que se han incrementado en los últimos 2 ó 3 años, quizás coincidiendo con la puesta en marcha de este proyecto pero quizás por otras razones que no tienen que ver con el origen o no ecológico de los alimentos que se preparan, y que habría que analizar.